[-]

BARRANCABERMEJA

Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Encuesta

¿Se deben permitir personas encapuchadas en las marchas de protesta?

Recomendado

recomendado

15/11/2018 - 06:16
El alto tribunal declaró inexequible este gravamen y aceptó las pretensiones de una demanda.
14/11/2018 - 09:28
Los principales compromisos de campaña giraron en torno a una transformación en seguridad y economía, y lucha contra las drogas.
Foto: @europapress
13/11/2018 - 08:15
Calabasas, Malibú y Paradise, han sido algunas de las ciudades afectadas. Los Bomberos apenas han podido controlar el 25% de las llamas.

De las noticias a los documentos
Encuentre fácilmente licitaciones y contratos públicos en ColombiaLicita.com

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

07/11/2018 - 18:20
La amante del fitness comenzó a ganar protagonismo a principios de 2016, atrayendo a muchos seguidores con sus notables y sensuales atributos físicos.

Espacio Paranormal

Paranormal

15/11/2018 - 11:41
El hombre dejó de lado todos los miedos, encendió la cámara de su celular y fue a conocer de primera mano lo qué pasaba.
08/11/2018 - 15:35
Cuenta un historiador que el vestido que porta el maniquí fue diseñado por una madre que lo había hecho inicialmente para su hija.
06/11/2018 - 15:40
Los personajes se marcharon a sus casas pero antes dejaron varias cámaras grabando, lo que captaron es realmente tenebroso.

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Lunes, Noviembre 5, 2018 - 14:12

Diana Sarrias es una joven que ha sido tocada por la violencia en todas sus manifestaciones; su papá fue enviado a la cárcel por ‘colaborar con la guerrilla’: a los 17 años perdió una de sus piernas al pisar una mina y a los 19 quedó embarazada de un primo.

Para llegar a esta zona olvidada, violentada y alejada de la capital del Huila, nos gastamos un poco más de tres horas. La carretera es todo un desafío, sortear el inestable terreno es toda una odisea, y cuando llueve es peor. Afortunadamente, el día que hicimos este valioso recorrido contamos con suerte y nos hizo un sol inclemente, sin embargo, el frío se va sintiendo cuando nos vamos alejando llegamos a la planicie donde está ubicada la vereda, una maravilla natural.

Sus paisajes, su clima, su gente, sus tierras fértiles, dejan entre ver qué olvidada está esa zona que por más de 50 años fue el escudo de grupos armados quienes se refugiaban en las montañas para cometer sus hazañas e ir desterrando a propios y visitantes de este lugar, del cual se apoderaron por tiempo indefinido: la vereda Río Blanco del corregimiento Vegalarga.

Conocer la labor que hace el Batallón de Desminado Humanitario N.5 de la región es realmente estremecedor, 44 hombres trabajan incansablemente por devolverle la tranquilidad a los habitantes de la región, por ver de nuevo los niños jugar, sin temor, sin esconderse, por salir libremente por las montañas y recorrer lo que a su paso encuentren, pero sobre todo por desaparecer la imborrable huella del ‘enemigo silencioso’.

Diana Margarita es la mayor de cuatro hermanos, su condición la hace ver como una niña de doce pese a que tiene 29: al momento de nacer, su progenitora desconocía la condición bajo la cual nacería su hija, pues los controles prenatales, exámenes e incluso al momento del parto, todo fue normal. Sin embargo, los años fueron pasando y los comportamientos de la niña dejaban muchas dudas, su ciclo de aprendizaje e incluso el habla evidenciaron las falencias en su desarrollo, sus capacidad cognitiva no evolucionó y evidentemente la niña tenía una condición especial.

Con la voz entrecortada Nora Elvia Amaya, madre de Diana Margarita, relata la ‘cruz’ a cuestas que ha tenido que llevar en sus hombros. La violencia ha sido su fiel compañera y aunque quiere olvidar y dejar el pasado atrás, las secuelas son crueles: perdió su hogar, su esposo fue enviado a la cárcel, se tuvo que ir de sus tierras, su niña mayor perdió una de sus piernas, y como si fuera poco un familiar la embarazó.

Fruto de este acto prohibido nació el pequeño Diego, quien a la fecha tiene nueve años y también presenta un retraso psicomotor. El episodio ocurrió el qde septiembre de 2010, mientras Diana salía a traer unas vacas: al parecer el animal se le fue por el camino equivocado y se extravió.

La marca física que la violencia dejó en Diana.

Triste recuerdo

En medio de su inocencia y el fuerte temperamento que la caracteriza, Diana se fue sin avisarle a su mamá, siguió la ruta que creyó más conveniente sin imaginar que en ese sector encontraría la desgracia, una fuerte detonación se escuchó, el corazón de madre de Nora Elvia algo le anunciaba, pero sólo hasta cuando sus ojos vieron lo ocurrido comprendió el cruel momento que estaba atravesando su hija.

El episodio dejó secuelas para siempre, la pierna izquierda de Diana quedó destrozada y debió ser amputada en su totalidad. Desde entonces y hasta la fecha utiliza una prótesis que solo ha sido cambiada dos veces. Han pasado más de 8 años desde ese momento, los escasos recursos y la poca ayuda del gobierno a estas víctimas de la violencia no le han permitido a esta mujer tener una prótesis de calidad, pues ya se encuentra dañada y solo la sostiene un nudo hecho en cinta, que la misma afectada refuerza cada vez porque se le dificulta caminar.

El embarazo

Diego, el hijo al que Diana no reconoce.

“Jugábamos al papá y a la mamá, él me decía que lo besara, que él quería tener un niño y que me quería, que cerrara los ojos que el hacía todo y que yo solo me dejara querer”, relata Diana, quien en medio de su inocencia, y con algunas carcajadas, fue accedida por su primo, a quien conocían con el alias de ‘chiki’.

De este hecho resultó embarazada, y solo seis meses después su familia se enteró, no porque Diana les contará, sino porque los cambios en su cuerpo se empezaron a notar. Su primo ya no estaba, una tarde desapareció y se vinculó a las filas de la guerrilla. Por cuenta propia se fue, a lo mejor ya sabía lo que podría suceder cuando la noticia saliera a la luz.

Sin embargo, un destino trágico lo esperaba, y a pocos meses de estar en la insurgencia y quizá coincidiendo con el nacimiento del pequeño niño, este joven de quien nadie reveló el nombre fue asesinado. Al momento del nacimiento de este menor, la madre quería no escuchar las palabras del doctor, pues se imaginaba que algo había sucedido, y efectivamente el galeno lo confirmó, y el niño nació igualmente con una limitación cognitiva.

Con el pasar de los análisis descubrieron que era autista. Su madre no tiene un vínculo amoroso con él, lo rechaza y el niño se siente aislado, no comparten. La indiferencia es evidente y el amor está ausente, madre e hijo nunca han recibido educación, nunca fueron a la escuela, a lo mejor por descuido de sus familiares, o quizá como lo justifica la señora Nora por falta de recursos económicos.

Adiós

Desde ese fatal hecho, decidieron abandonar sus tierras, su casa y su gente, llegaron a la capital opita, donde en medio de las necesidades decidieron empezar de nuevo, dar un paso al costado y dejar el pasado atrás, aunque ha sido difícil se alejaron del pueblo.

En la ciudad Nora se rebusca la vida vendiendo arepas, su rutina del día empieza a las 2 de la mañana, pero no sabe a qué hora termina. Vive en compañía de una prima quien le ayuda con los quehaceres de la casa, vela por el bienestar de Diana y su pequeño niño, a quien nunca ha mirado como hijo, pero pese a todas las adversidades no pierde la fé, solo mira hacia el cielo y recuerda toda la tragedia que ha marcado su vida.

Largo camino

La violencia seguirá incrustada en el corazón de Diana, quien sin entender en su totalidad la magnitud de los hechos que marcaron su vida, llora por los recuerdos que en silencio guarda, un amor prohibido, unos deseos de niña y un anhelo que nadie ha podido conocer, Diana seguirá caminando con las heridas de un ‘enemigo silencioso’.

Redacción EXTRA Huila

- Software por Activisual -